Archivo de la etiqueta: plato

PRIMERA RECETA CON CARNE (Ravoles de pollo)

Ravoles de Pollo

Ravoles de Pollo

Como me dijo el otro día un colega “el amor se basa en querer a otra persona no a pesar de  sus defectos sino con sus defectos”. Más allá de que el vegetarianismo de mi novia sea un defecto o no, a mí me ha supuesto una motivación para empezar un blog, que no es poco. Así que esta primera receta con carne se la dedico a ella aunque no la vaya a probar nunca.

Como puntualización voy a introducir un nuevo concepto. En mi casa llamamos ravoles a todo lo que tiene tiene forma de hamburguesa pero no lo es, así que esto no son unas albóndigas ni unas hamburguesas. Son unas RAVOLES!

RAVOLES DE POLLO

Ingredientes (para unas 8 ravoles):

  • 3 o 4 pechugas de pollo.
  • Un poco de pan duro (si no es duro no pasa nada).
  • Una lata pequeña de maíz.
  • Un diente de ajo.
  • Media cebolla.
  • Un huevo.
  • Especias y hierbas al gusto (yo utilizo pimienta, perejil, cilantro y un chile fresco).
  • Sal y aceite.

Preparación:

  • Poner a remojo el pan con agua unos minutos.
  • Las pechugas de pollo son para picar. Es decir podéis comprar carne picada de pollo o picarla directamente en casa con el accesorio picador del turmix.
  • Añadir al vaso picador el pan bien escurrido, el diente de ajo, la cebolla, la media cebolla cortada a trozos grandes, el cilantro, el perejil, el chile, la pimienta, la sal y un poco de aceite. No hace falta picar mucho, si quedan trozos grandes incluso mejor.
  • Añadir a la mezcla el huevo y el maíz y mezclar con las manos.
  • Darle forma a la masa con las manos. La cantidad y la forma depende del cocinero 😉
  • Poner una sartén al fuego y marcar las ravoles. Es decir, darles un golpe de calor fuerte. No buscamos cocinarlas por dentro, solo que se tuesten por fuera.
  • Meterlas al horno 10 min a 180º.

Esta receta se basa en una de Yotam Ottolenghi, aquí os dejo el link. Yo la acompañé de una ensalada con lo que había en casa y la misma salsa de yogur que utilicé para los falafels.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

PALABRAS MALDITAS Y TRAUMAS INFANTILES (Puré de Calabaza)

Puré de calabaza

Puré de calabaza

Yo soy mallorquín. Tierra de turistas, alemanes y hooligans bebedores de cerveza, viajes de novios (de los 70) y de fin de curso de media España. Pero también somos tierra de naranjas, aceitunas, vino y con una huerta  de gran calidad y tradición. La gente que vive en los pueblos suele tener siempre un huerto o alguien conocido que lo tiene. Yo no tengo huerto pero sí que tengo conocidos que los tienen y de vez en cuando me llega alguna remesa de algún producto en cantidades industriales. Esta vez fue una calabaza de un metro de largo que me tuvo pensando como aprovecharla.

A la receta que os voy a enseñar la voy a llamar puré. Una de esas palabra que han sido desterradas de las cartas de los restaurantes y entradas de los blogs más cool. No sé por qué ahora todos los purés han pasado a ser “cremas”. Yo creo que es así porque la generación que ha comido más purés es la que hoy tiene 30-40 años y les recuerda las malas experiencias de la infancia  “NIÑO!!! hasta que no te acabes el puré de acelgas (o cualquier otra verdura muy muy verde) no te vas a levantar de la mesa”. Entonces estos niños que ahora son cocineros han dejado de utilizar la palabra puré para no revivir traumas infantiles.

Tal vez dentro de diez años los niños van a odiar las cremas y los purés les van a parecer cool. ¿Quién sabe?

Bueno, mi receta se basa en ésta de Javi Recetas. Ya sabéis que se puede ser muy flexible en cantidades e ingredientes.

PURÉ DE CALABAZA

Ingredientes (4 personas):

  • 2kg de Calabaza sin piel ni pepitas.
  • 1/2 Calabacín.
  • 1 Cebolla mediana.
  • 2 Zanahorias
  • 4 Patatas
  • Un manojo de acelgas o espinacas.
  • Sal.
  • Aceite.
  • Pimienta.
  • Nuez moscada.
  • Piñones.

Preparación;

  • Limpiar y cortar a trozos grandes la cebolla, las zanahorias, el calabacín y las patatas.
  • Poner una olla grande al fuego y añadir un chorro de aceite.
  • Echar la cebolla a la olla, las zanahorias, el calabacín y las patatas y añadir sal y pimienta.
  • Rehogar durante un buen rato. No se tiene que freír, sino que suelte el agua. Así que es mejor hacerlo a fuego medio-bajo. Rehogar durante 15 min.
  • Incorporar la calabaza a la olla y cubrir de agua. No añadir toda la calabaza, dejar un trozo para saltear y decorar.
  • Dejar que hierva 30 min y 5 min antes añadir las acelgas.
  • Triturar con el turmix y añadir un poco de nuez moscada y rectificar de sal si es necesario.
  • Para decorar y emplatar: saltear unos cubos de calabaza y un puñado de piñones en una sartén con un poco de aceite y fuego vivo.

La calabaza aguanta muy bien en el congelador, así que si os sobra, quitadle las pepitas y la piel y congeladla cortada en trozos grandes.

Para que el puré no os quede muy claro después de cocer las verduras podéis separar un poco de agua y si queda demasiado espeso se la volvéis a añadir.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

RECETAS 2 EN 1 (JUDÍAS CON JAMÓN)

judías con jamón

Judías “sorprendentes” con jamón

Ser vegetariano no tiene ningún tipo de inconveniente, al menos eso pienso yo. En cambio, vivir con un vegetariano puede tener sus pegas.

Por ejemplo:  si hago unas verduras cocidas y aprovecho para hacer un caldo, me gustaría poder añadirle un buen muslo de pollo, pero mi novia ya me mira algo mal y lo más amable que me puede soltar es un “no se te ocurrirá…”. Entonces tengo que cambiar de táctica y optar por hacer el caldo de verduras sólo y poner otra olla aparte para cocinar el del pollo o animal que se me antoje. Algo que me gusta bastante menos porque pierdo algo que me encanta: el saborcillo que deja la mezcla de sabores.

Otro ejemplo similar es el del pollo en su versión pollo asado. Se puede hacer un pollo asado con muchas verduras (patata, cebolla, calabaza, boniato…). Así yo me puedo comer el pollo con una rica guarnición y mi novia se deleita con un buen surtido de verduras asadas, todos contentos, ¿no? GRAN ERROR! El problema ahora para mi fantástica y querida “comehierbas” radica en que si se cocinan conjuntamente verduras y pollo, las verduritas van a quedar con la grasa del animal, motivo por el cual he dejado de comer pollo asado en su compañía.

Al final, compartir comida con un vegetariano es como cualquier relación amorosa, hay que aprender a ceder y a tolerar ciertas manías, vamos, que no es para tanto…

La receta que os ofrezco hoy puede ser una solución práctica a todo esto que cuento. Se trata de unas judías salteadas con jamón. Echadle un ojo y veréis a lo que me refiero.

JUDÍAS CON JAMÓN

Ingredientes:

  • 300g (aprox) de judías verdes.
  • Una cebolla picada bien fina.
  • 2 dientes de ajos.
  • 2 huevos cocidos.
  • Taquitos de jamón (también se puede hacer con bacon o jamón york).
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
  • Pimienta.

Elaboración:

  • Cocer la judías y los huevos. Cada uno que cueza las judías a su gusto, pero a mí me gustan tiernas, así que las dejo cocer 20 min en agua sin sal. También las podéis cocer al vapor y todavía van a quedar más verdes y sabrosas.
  • En una sartén saltear los ajos cortados a láminas con un chorro de aceite de oliva. Cuando empiecen a dorarse añadir la cebolla y bajar un poco el fuego para que se poche con tranquilidad. Añadir sal y pimienta.
  • Cuando la cebolla empiece a oscurecer, añadir las judías, saltear a fuego fuerte durante 3 min y añadir el huevo cortado a dados. Mezclar, corregir de sal y a comer.
  • Si queréis la opción no vegetariana (la mía) en otra sartén saltead unos dados de jamón y luego añadid las judías. Mezclad bien y listo.
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

INVITAR A UN VEGETARIANO A COMER A CASA (LENTEJAS)

Lentejas y nieve, una buena combinación.

No sé si alguna vez habéis tenido invitados vegetarianos en casa. Si es así vais a entender lo que os voy a contar. Cuando te dicen que fulanito es vegetariano y que viene a cenar a casa la secuencia de pensamientos es siempre la misma. Primero piensas en platos típicos esperando que ninguno lleve carne o pescado: paella, arroz de pescado, pollo asado… da igual si es muy obvio que lleve carne, se pasan igualmente por tu cabeza. Luego piensas si sería posible hacer una versión sin carne de los platos que sabes cocinar: unas albóndigas sin albóndigas, unos macarrones boloñesa sin carne picada, un pollo asado sin pollo (ya os digo que da igual si el pensamiento es absurdo, siempre pasa). Al final siempre llegas a la misma conclusión por ser la más sencilla, hacer algún plato de pasta o arroz con verduras, el problema es que esa solución siempre implica las mismas verduras y se convierte en algo muy repetitivo. O acaso no compráis siempre las mismas verduras… patatas, zanahoria, pimiento, calabacín, champiñones, ajos y cebollas, me equivoco?

Pues amigos, a esto me enfrento yo cada día. Aunque poco a poco se aprende a combinar con una cierta gracia y a añadir aceitunas, especias,  hierbas aromáticas y verduras mucho menos típicas (calabaza, rúcula, canónigos, legumbres, frutos secos). Otra opción es quitarle la carne y embutidos a todos los platos de legumbres. Así se pueden hacer unos garbanzos de muerte, unas judías de rechupete o unas lentejas para mear y no echar gota.

Mi novia y yo vivimos en Hamburgo y aquí hace un frío terrible, también llamado matapingüinos. Así que apetece comer algo caliente y contundente y que mejor que unas buenas lentejas. Además se pueden hacer de un día para otro y congelar, así que yo siempre las hago en cantidades industriales.

INGREDIENTES (para 4):

  • Una cebolla bien picada.
  • Media cabeza de ajos.
  • Medio pimiento verde o rojo.
  • 1 tomate.
  • 2 hojas de laurel.
  • Un puñado de judías verdes o vainas .
  • 3 zanahorias.
  • 4 patatas.
  • Unos 350 gramos de lentejas.

PREPARACIÓN:

Echar un chorrito de aceite en la olla, añadir la cebolla picada y el pimiento también picado y los dientes de ajos, añadir un poco de sal y sofreír durante 10 min a fuego medio para que no se quemen las verduras y cuando estén bien pochadas añadir un tomate pelado y picado y dejar sofreír 5 min más. Añadir las hojas de laurel. Después añadir las judías  las zanahorias y las patatas a trozos grandes. Añadir agua hasta cubrir y un poco más y después las lentejas. Bajar un poco el fuego y tapar. Tiene que hervir muy suave durante una hora. Rectificar de sal.

Las abuelas ponen las lentejas en remojo la noche anterior. Si os apetece lo hacéis, pero no es para nada necesario.

Un saludo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,